Con el frío llega el calor

Hoy hablaremos de estancias del hogar donde nos sentimos muy a gusto en los días más fríos del invierno.

Muchas veces escucharemos la frase: “hoy es día peli y manta” para los días más fríos de invierno, o incluso para los más lluviosos en los que salir de casa da más pereza y lo que nos apetece es quedarnos bien calentitos en nuestro hogar.

Hoy os vamos a mostrar una selección de estancias donde poder relajarnos y distraernos los días en los que las inclemencias del tiempo son más duras.

Podremos encontrar estancias como:

  • Una sala de estar súper acogedora.

Donde podemos reunirnos con nuestros familiares y amigos para pasar ratos divertidos. Tenemos la opción de ver la tele, películas o los capítulos de nuestras series preferidas. Será el lugar perfecto para tomar algo totalmente aislados de las bajas temperaturas, disfrutando de la temperatura tan agradable que nos ofrece la calefacción.

Para conseguir que la sala de estar esté siempre bien acondicionada, y no se nos escape el calor por las ventanas y las puertas, utilizaremos burletes aislantes que instalaremos en los marcos de las mismas, para que queden totalmente selladas. Gracias a estos burletes conseguiremos que el frío y las corrientes de aire no se filtren en la estancia, además de ahorrar energía, ya que el calor se mantendrá mejor.

  • Una cocina grande con una mesa, un ventanal y algo caliente

La cocina es una de las zonas de nuestro hogar en la que más tiempo pasamos, y donde además, se disfrutan más las reuniones con nuestros seres queridos alrededor de la mesa.

Si tenemos la suerte de disponer de una cocina grande, en ella podremos pasar grandes ratos en compañía de los nuestros, aislados de las bajas temperaturas, y si tenemos como hobby cocinar o la repostería, este es el mejor plan para pasar los días más fríos.

Para mantener la temperatura perfecta en esta estancia, debemos tener en cuenta aislar nuestras puertas y ventanas con los burletes aislantes MIARCO. Para la zona baja de las puertas elegiremos un burlete bajo puerta de fieltro o con un cepillo de pelo sintético que evitará que entre suciedad, corriente de aire y, además, mantendrá el calor de la cocina.

Para los marcos de las ventanas y las puertas podremos utilizar un burlete de goma de tipo E o tipo P y así conseguir un buen aislamiento.

Si las ventanas son correderas, elegiremos un burlete de cepillo, que dejará que las ventanas se deslicen con total facilidad y evitarán la filtración del aire y que se escape el calor.

  • Zona de juegos para divertirnos

Bien sabemos que si tenemos niños es más difícil mantenerlos en casa, pero cuando hace frio o diluvia no nos queda otra opción. Si disponemos de una sala de juegos es perfecto para entretener a los niños y que lo pasen en grande, sin tener la preocupación de que caigan enfermos o se constipen debido a las bajas temperaturas.

Es muy importante que esta estancia esté bien acondicionada para que los niños no se enfríen. La aplicación de los burletes tanto en ventanas y puertas es importantísima para que no se filtre aire frío y se mantenga siempre la temperatura adecuada en la habitación. Al tratarse de una zona de juegos, los niños se pueden agitar y sudar más, y enfriarse si se relajan. Con estos apliques conseguiremos la temperatura adecuada.

  • Una habitación con un butacón donde relajarte

Si la lectura o escuchar música es una de nuestras actividades preferidas, la mejor opción para los días más fríos es quedarnos relajados en nuestra habitación, inmersos en una de nuestras novelas preferidas acomodándonos en nuestra butaca.

No necesitamos más que una manta y un cojín para sentirnos bien acomodados. Conseguiremos una buena temperatura gracias a tener nuestra habitación bien aislada contra el frío.

Un delicioso café o un té será el complemento ideal para relajarnos y pasar una buena tarde de invierno.

  • Una buhardilla donde resguardarnos del frío

Las buhardillas tienen multitud de posibilidades y se pueden adaptar a cada una de nuestras necesidades. Podemos acondicionarla para que sea una gran sala de estar dónde pasar nuestros días libres.

También puede convertirse en nuestro lugar de trabajo, en un despacho o el lugar de estudio de nuestros hijos, así como en la habitación de matrimonio con vestidor incluido o un gran vestidor para almacenar toda nuestra ropa.

En muchas buhardillas podemos encontrar ventanas en el tejado que nos dan vistas muy bonitas del cielo, y es la zona donde más se acumula el calor de toda la casa. Para conseguir la temperatura adecuada con una eficiencia y ahorro energético, debemos aislarlas correctamente con los burletes de aislantes de tipo P o los de tipo E, para que las ventanas cierren herméticamente. Seguro que la buhardilla se convierte en uno de los lugares preferidos de nuestro hogar.

No hay mejor opción para pasar los días más fríos que en nuestro hogar, ¿verdad?

*Imágenes: Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *