Cinta de doble cara que sustituye al tornillo

La tecnología no para de avanzar día a día y prueba de ello es la aparición de nuevos productos que además de facilitarnos la vida, son incluso más eficaces, fáciles de utilizar y muchísimo más estéticos. El diseño de productos cada vez más finos y planos con reducido espacio interior, como las pantallas de televisor ultrafinas u ordenadores portátiles favorecen el uso de este tipo de cintas de doble cara en sustitución de los tornillos. Un ejemplo perfecto para ejemplificar esta evolución es la cinta de doble cara que sustituye al tornillo.

La gama de productos de Foam y Macbond están consideradas en el mercado como las gamas de producto que son capaces de sustituir la función de los tornillos. Gracias a su gran capacidad de adhesión y cohesión, unida a una muy alta resistencia a la rotura, estas cintas de doble cara son capaces de ejercer la misma función de los tornillos y sujetar con todas las garantías diversidad de elementos. No obstante, han sido diseñadas para durar toda la vida y cuentan con una muy buena resistencia a la humedad y al calor tanto a bajas como a altas temperaturas.

Este tipo de cintas de doble cara capaces de sustituir a los tornillos están disponibles tanto para interior como para exterior ya que son capaces de soportar los rayos ultravioleta sin perder ninguna de sus cualidades ni funcionalidades además de ser capaces de adaptarse a distintas superficies gracias a su capacidad viscoelástica.

 

Usos de la cinta de doble cara que sustituye al tornillo

Como podrás imaginar, la cantidad de usos que podemos darle a este tipo de cinta capaz de sustituir a los tornillos son muchísimos, pero aquí te vamos a resumir sus principales usos:

  • Fijación de espejos y cuadros.
  • Colocación de emblemas en automóviles.
  • Fijación de cristales
  • Señalización en bares o restaurantes.

Emblemas cinta macbond

Además de estos usos cotidianos, la cinta de doble cara que sustituye al tornillo también puede utilizarse como sustituto de siliconas o colas para el montaje o pre-montaje de determinadas piezas, partes o componentes de determinados productos finales, siendo un ejemplo de ello el sector del mueble.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *